lunes, 29 de agosto de 2011

Contratos y empleo

Este pasado viernes el actual ministro de Trabajo (y antiguo sindicalista de UGT) dijo tras aprobar un nuevo cambio en la legislación laboral: "prefiero un empleado con contrato temporal que un parado más".

Desde hoy, la normativa sobre empleo temporal cambia, y se permite encadenar más contratos temporales durante más tiempo. Hasta ahora, si un empresario empleaba a un trabajador durante dos años utilizando contratos temporales, y encadenaba esos contratos temporales durante un período de 30 meses (o sea, dos años y medio), automáticamente ese contrato temporal pasaba a ser indefinido. A partir de ahora, esa ‘conversión temporal automática’ queda en suspenso durante los dos próximos años. Esto es: barra libre para encadenar contratos temporales sin que se conviertan en fijos hasta el 2013.

La medida no ha gustado ni a sindicatos ni a los empresarios. Una vez más, el gobierno español demuestra que a diferencia de lo que decía Aristóteles (...creo), y en estos temas al menos, la virtud no está en el medio. Los empleados por cuenta ajena buscamos que nuestro puesto de trabajo no dependa del capricho patronal de turno; ... pero al mismo tiempo, también entiendo que los empresarios no tengan por qué sufrir a determinados empleados a los que no pueden despedir porque les sale más caro que arrinconarles en cualquier pasillo. Hay que tener en cuenta que el mayor gasto de una empresa es, hoy por hoy, el capítulo de personal. Y así no hay quien contrate, o si se hace, se usará si se puede ‘contratos basura’.

Una solución podría ser un único modelo de contrato con una única indemnización, que termine de una vez para siempre con la actual legión de posibilidades, y de paso con la división entre trabajadores fijos y trabajadores eventuales. Ya sé que hay muchos matices, y muchas situaciones: hay mucho abuso empresarial, ... cierto, ... pero también sindical.

En Alemania, Bélgica, Holanda, Austria o Finlandia, el despido es más barato, y consecuentemente, el empresario se arriesga más y contrata más. Todos esos países se mueven en unas tasas de paro inferiores al ocho por ciento. En España, el despido es caro y no tengo que recordar que el paro supera el 20%. También es cierto que en Euskal Herria, en donde se aplica la misma legislación laboral que en España, el paro está en el entorno al 10%, igual que la media europea; y que por lo tanto, quizá el problema no sea tanto de ‘tipos de contrato’ como de ‘tipo de empleo’.

Eso es verdad y hay que reconocerlo, pero en todo caso, abramos el debate: cuestionemos determinadas prácticas y defensas sindicales que, visto lo visto, sirven para bien poco; y que es posible que sean hoy más conservadoras que las de los gobiernos que impulsan los cambios. Quizá los sindicatos se hayan convertido más en defensores exclusivos del empleo fijo, que del empleo a secas. Con todo respeto, ... pero dudo de mucho de lo que en los últimos tiempos los sindicatos de clase (que no comités de empresa) están haciendo en Euskadi. Insisto: con todo respeto.

viernes, 12 de agosto de 2011

Eurobonos

Cada vez se habla más de la posibilidad de crear los eurobonos. Ya sabemos que cuando un país necesita que le presten, puede emitir bonos o letras del tesoro. Los hay con vencimiento a distintos plazos, pero los que sirven para 'medir' la solvencia de un país son los bonos a diez años.
El estado en cuestión ofrece un papel por el que se compromete a pagar una cantidad determinada de euros, más un interés adicional. Cuanto peor esté ese país, más interés tendrá que ofrecer para que los inversores le compren los bonos. Es el riesgo país o prima de riesgo de la que ya hablamos en un post anterior.
España por ejemplo, tiene que pagar por sus bonos a diez años, tres veces más intereses que Alemania porque su solvencia es mucho menos creíble que la alemana. España consigue el dinero que necesita, ...pero a un interés que lastra su futuro crecimiento. Y puede llegar un momento en el que el interés que tenga que pagar, haga inviable el préstamo.
Es lo que les pasó a Portugal, Grecia e Irlanda. ¿Cómo terminar con ese problema?. Es ahí donde algunos sacan a relucir el eurobono: el pagaré en cuestión está respaldado no ya por un sólo país o estado, sino por el conjunto de los países del euro. ¿Cómo se articula?. Los quince países de la zona euro se juntan un buen día, ponen sus cuentas (reales) encima de la mesa, suman su deuda, y deciden financiarla ofreciendo un tipo de interés común, avalándola conjuntamente. ¿Ventajas?. Que España y sur de Europa se financiarán mucho más barato que hoy, y su solvencia dejaría de cuestionarse tan peligrosamente. ¿Inconvenientes?. Que Alemania, Francia, Austria... y alguno más, conseguiría los créditos más caros de lo que lo hace hoy, y supongo que, a pesar de que van mejor que el pelotón de cola, tampoco está la cosa como para hacer experimentos.
En definitiva, los famosos eurobonos podrían alejar el temor al colapso de los países de la zona euro (15 de los 27 que forman la UE), pero a costa de pedir un nuevo sacrificio a las locomotoras de la economía europea. ¿Se dejarán esta vez?. Por cierto, gracias al tirón de Francia y Alemania, la economía vasca se ha comportado NO tan mal durante la primera mitad de este año (y desde luego marcando su tradicional y afortunada diferencia con España). Lo malo, es que parece que el crecimiento europeo será menor en lo que queda de 2011, y como ya dijimos hace días, la posibilidad de una segunda recesión en Europa (dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo) está cada vez más presente. Ya veremos.

En el siguiente post, mientras, hablaré de crisis y sindicatos en Euskadi. Con el mayor de los respetos, ...pero discrepando.

miércoles, 10 de agosto de 2011

La normativa interna de uso de recursos informáticos y de comunicaciones (III)

Como complemento a los dos posts anteriores sobre este asunto y con objeto de aportar también a este tema un enfoque práctico, en este post doy mi opinión sobre los objetivos que entiendo deben perseguirse con la implantación en las organizaciones de una normativa de este tipo, sobre los aspectos que considero más relevantes contemplar en ella, y sobre su efectiva implantación.

Asimismo, finalmente haré referencia a un ejemplo, que podemos encontrar en el sitio web de INTECO (Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación), y que puede servir de base, adaptándolo a las características concretas de una organización, con objeto de establecer las directrices para una utilización adecuada de los recursos.

Dicho lo anterior, los capítulos más importantes, y las principales pautas a considerar en cada uno de ellos, que entiendo deben figurar en la normativa son los siguientes:

1. OBJETIVOS:

Capítulo en el que indicar los principales objetivos que se pretenden alcanzar con la implantación de la normativa.

En mi opinión los más importantes serían los siguientes:

- Proteger el prestigio y el buen nombre de la empresa.

- Evitar situaciones que puedan causar a la organización algún tipo de responsabilidad (civil, administrativa o penal) por la realización de actividades incorrectas o inadecuadas.

- Garantizar la seguridad, entendida ésta en sus vertientes de confidencialidad, integridad y disponibilidad, y un rendimiento óptimo, tanto de los sistemas de información de la propia organización como, si es el caso, de terceros.

- Facilitar el máximo aprovechamiento de los recursos informáticos y de comunicaciones, propiciando una gestión eficiente de los mismos.

- Asegurar que dichos recursos se utilizan para los fines propios de la empresa.

2. GLOSARIO DE TÉRMINOS:

Capítulo destinado a la definición de los términos empleados en la normativa (usuarios, administradores de sistemas, sistemas de información, recursos informáticos y de comunicaciones, etc.).

A la hora de establecer estas definiciones, en mi opinión es importante incluir entre los usuarios tanto a todo el personal interno que los use (incluidos los administradores de los sistemas) como al personal externo que coyunturalmente los pudiera utilizar.

Además, debe entenderse el término recurso informático o de comunicaciones en su acepción más amplia, es decir, como cualquier medio de cualquier naturaleza, físico o lógico, que interviene en los sistemas de información y/o de comunicaciones de la empresa (ordenadores de sobremesa, portátiles y dispositivos móviles, servidores, aplicaciones, ficheros de datos, redes, conexión a internet, sistema de correo electrónico, sistemas de almacenamiento de datos, sistemas de impresión, y, en general, cualquier otro componente de los sistemas).

3. ÁMBITO DE APLICACIÓN:

Lógicamente esta normativa será de aplicación a todos los usuarios de cualquier recurso informático o de comunicaciones propiedad o utilizado por la compañía, que tendrán la obligación de conocerla y cumplirla.

4. CONTROLES SOBRE LOS RECURSOS:

Se trata de especificar los controles que se vayan a establecer para garantizar el cumplimiento de la normativa, tanto preventivos (ejemplos: monitorización de los sistemas, filtrado de accesos a sitios web, medidas definidas sobre el tamaño máximo y número máximo de destinatarios de los mensajes de correo electrónico, eliminación de mensajes con anexos susceptibles de dañar los equipos, etc.), como que se puedan aplicar ante indicios claros de incumplimientos graves o reiterados de la normativa (ejemplo: auditoría de equipos, etc.).

Lógicamente, habrá que tener cuidado en que la aplicación de los controles esté justificada y que no sea desproporcionada, con objeto de que no pueda entenderse que con dicha aplicación se pueda vulnerar el derecho a la intimidad de los trabajadores.

5. NORMAS DE USO:

Antes de pasar a explicar el contenido que propongo para este capítulo, cabe decir, como ya indique en un post anterior, que entiendo que esta normativa excede del ámbito estricto de la protección de datos de carácter personal y de su normativa interna específica (fundamentalmente, el Documento de Seguridad), pero ambas tienen una conexión clara. Por ello, recomiendo indicar aquí las normas sobre el uso de los recursos referidas al ámbito general de los mismos y remitirse o hacer referencia al Documento de Seguridad en lo que se refiere a las funciones y obligaciones específicas de los usuarios en el tratamiento de datos de carácter personal.

Dicho lo anterior y a modo de ejemplo, a continuación indico una serie de apartados y el contenido que entiendo más relevante incluir en cada uno de ellos (lógicamente, existen otras muchas posibilidades, tanto en cuanto a apartados como a contenido, que podrían completar la normativa en función del alcance que finalmente se desee para la misma).

a) Criterios generales de utilización:

Creo que es importante que se recalque que, en cualquier caso, la utilización de los recursos informáticos y de comunicaciones se deberá ajustar a las previsiones generales del ordenamiento jurídico, especialmente en materia de protección de datos de carácter personal, propiedad intelectual e industrial y protección del honor e intimidad, y también a las propias de la organización (es decir, a las establecidas en esta normativa).

Como ejemplos de aspectos a contemplar a la hora de establecer los criterios generales se pueden indicar los siguientes:

- Prohibición de realizar actividades o de introducir contenidos en los sistemas de información o la red que sean contrarios al ordenamiento jurídico o que pueden ser comprometedores para la organización (como ejemplo se pueden citar: obscenos, sexistas, de incitación a la violencia o atentatorios contra los derechos humanos, amenazadores, inmorales, ofensivos, que perjudiquen los derechos a la intimidad, al honor o a la propia imagen, o contra la dignidad de las personas, aunque caben también otras posibilidades).

- Utilización de los recursos informáticos y de comunicaciones conforme a lo establecido en el Documento de Seguridad de la organización y en la normativa interna asociada, adoptando las medidas de seguridad exigidas y que en un futuro se puedan exigir por la normativa de la empresa en materia de protección de datos de carácter personal.

- Utilización de los recursos informáticos y de comunicaciones destinada al uso profesional de los usuarios y, por tanto, prohibición de su uso para actividades no relacionadas con las funciones propias del puesto de trabajo que desempeña cada usuario, salvo autorización expresa por parte de la organización.

- El acceso a los recursos y sistemas de información estará controlado por los administradores de sistemas debidamente autorizados y, por tanto, obligación de: utilizar única y exclusivamente los recursos informáticos y de comunicaciones para los que el usuario disponga de autorización, y, por consiguiente, prohibición de: utilizar el identificador de otra persona, compartir las cuentas de acceso a los recursos e intentar acceder a áreas restringidas de los sistemas de información, propios o de terceros, para las que no se cuente con acceso autorizado.

- Compromiso de respetar la integridad de los recursos y sistemas de información a los que se tenga acceso y , en consecuencia, obligación de: utilizar el software y versiones del mismo facilitados por la empresa o proveedor debidamente autorizado, y siempre siguiendo sus normas de uso, y prohibición de: alterar la configuración de los mismos (sistemas operativos, aplicaciones, conexiones, etc.), conectar a los recursos informáticos ningún tipo de equipo de comunicaciones que posibilite la conexión a la red corporativa, introducir voluntariamente software malicioso (programas, virus, etc.) o cualquier otro dispositivo lógico o físico que cause o pueda causar cualquier alteración o daño a los sistemas de información o comprometer la confidencialidad, integridad y disponibilidad de la información en ellos contenida, etc.

- Los mecanismos bajo los cuales se implementan los controles establecidos para garantizar el cumplimiento de esta normativa sólo podrán ser accedidos por administradores de sistemas debidamente autorizados y estarán bajo su exclusivo control y, por tanto, prohibición de: intentar acceder sin autorización, distorsionar o falsear los registros de actividad de los sistemas de información.

- Deber del usuario de comunicar a un administrador de sistemas autorizado cualquier anomalía detectada en el uso o funcionamiento de los recursos.

- Obligación de los administradores de sistemas de actuar con absoluta diligencia y de guardar total confidencialidad sobre los datos, documentos y demás informaciones a las que pudiere tener acceso en el ejercicio de sus funciones.

- Etc.

b) Servicio de correo electrónico corporativo:

Como ejemplos de aspectos a considerar a la hora de establecer criterios específicos sobre la utilización del correo electrónico de la empresa se pueden citar los siguientes:

- Responsabilidad de los usuarios de todas las actividades realizadas con las cuentas de correo electrónico proporcionadas por la empresa.

- Prohibición de utilizar en las instalaciones y en los recursos de la empresa cuentas de correo no proporcionadas por ésta, salvo autorización expresa.

- Prohibición de envío o reenvío de la documentación e información propia de trabajo a cuentas de correo electrónico que no se encuentren bajo control directo de la empresa (cuentas personales de trabajadores) y/o a destinatarios no relacionados con la misma.

- Prohibición de difundir por correo electrónico cualquier contenido ofensivo, amenazante, ilegal, fraudulento o malicioso, y de utilización del mismo con fines lucrativos o comerciales de índole personal, para uso recreativo o cualquier otro fin que no guarde relación con la actividad laboral.

- Prohibición de utilización de mecanismos y sistemas que intenten ocultar o falsear la identidad del emisor de correo, y/o suplantar la identidad de otra persona en el envío de mensajes de correo electrónico.

- Prohibición del envío masivo de correos electrónicos sin autorización expresa por parte de las personas designadas para ello por la empresa, y obligación, en aquellos caso en los que se autorice y así se determine, de proteger las direcciones de correo electrónico en los mensajes dirigidos a múltiples destinatarios, utilizando el campo CCO: (con copia oculta).

- Compromiso del usuario de no continuar con el envío de correos electrónicos a personas que hayan manifestado su negativa a recibirlos.

- Recomendación de no abrir mensajes recibidos de remitentes desconocidos.

- Etc.

c) Servicio de acceso web:

Como ejemplos de aspectos a considerar a la hora de establecer criterios específicos sobre la utilización del acceso web se pueden citar los siguientes:

- Compromiso y responsabilidad de los usuarios en lo que se refiere a restringir la navegación a aquellas páginas que tengan relación con su actividad y sobre la exclusiva descarga de archivos que sean necesarios para el desempeño de sus funciones, y desde sitios web confiables.

- Notificación previa a un administrador de sistemas autorizado para la descarga de ficheros de tamaño elevado, ya que esto puede suponer una pérdida importante de calidad de servicio.

- Gestión correcta por parte de los usuarios de los datos de identificación y autenticación y de las 'cookies' almacenadas en sus equipo, dado que pueden suponer un problema de seguridad para ellos y la propia organización.

- Etc.


Hasta aquí los ejemplos de normas de uso, aunque como ya he mencionado caben otras muchas posibilidades de aspectos a considerar, e incluso de capítulos a incluir.

6. INCUMPLIMIENTO DE LA NORMATIVA:

Se trata de recoger brevemente las consecuencias que pudieran conllevar las actuaciones que no se ajusten a las previsiones establecidas en la normativa y de las que será considerado responsable el el usuario que realice las actividades tipificadas como prohibidas o inadecuadas.

En este sentido, cabe plantear, desde la advertencia o apercibimiento al usuario responsable, pasando por la suspensión temporal, con carácter cautelar, del acceso a los recursos, hasta las sanciones disciplinarias oportunas. Todo ello, sin perjuicio de las sanciones administrativas, civiles o penales que en su caso pudieran corresponder a la persona implicada en dicho incumplimiento.



Por otra parte, los pasos que propongo se den de cara a la efectiva implantación de la normativa en una organización consisten en:

a) Información de la normativa a los trabajadores: consiste en publicar convenientemente la normativa elaborada entre todos los usuarios de recursos informáticas y de comunicaciones de la empresa (intranet, entrega de una copia impresa, etc.). En este sentido, un aspecto complementario puede ser el habilitar un texto informativo en el inicio de la sesión, para recordar al usuario que el uso de los recursos está sometido a la normativa interna existente y a la aplicación de una serie de controles con objeto de garantizar el cumplimiento de la misma.

b) Obtener el compromiso de los usuarios con respecto al cumplimiento de la normativa: consiste en elaborar un documento, a firmar por todos los usuarios de la empresa con acceso a los recursos, en el que estos declaren su condición de usuario de dichos recursos y su conocimiento de la normativa que regula su utilización, y mediante el cual, además, se comprometan a cumplir en su totalidad la normativa interna vigente y cuantas modificaciones pueda sufrir ésta en el futuro.



Para Finalizar, comentar que se pueden obtener fácilmente en internet diversos ejemplos de este tipo de normativas, y, como he indicado al principio, pongo el enlace al modelo que INTECO deja disponible en su sitio web:

http://www.inteco.es/Seguridad/Observatorio/area_juridica/Modelos_de_Contratos_Tecnologicos/ctto_med_tecn

lunes, 8 de agosto de 2011

Otra recesión

Lo ha dicho Nouriel Roubini. Nacido en Turquía, vivió su infancia en Irán, Israel e Italia. Se doctoró en Harvard, y actualmente es profesor de Economía de la universidad de Nueva York. Es mundialmente conocido porque predijo con enorme exactitud la crisis de las hipotecas basura, que nos ha llevado al escenario actual. Conocido también como el 'doctor Doom', esto es, 'Dr. Catástrofe', el pesimismo de sus predicciones se ha revelado enormemente preciso.

Pues bien: el profesor Roubini dice que estamos a la vuelta de otra recesión, tanto en Estados Unidos como en Europa. La buena noticia es que EEUU podrá evitar una segunda gran depresión si actúa. La mala, ...que España e Italia seguramente no. De hecho, Roubini aconseja al BCE dos medidas urgentes: una, bajar los tipos de interés al 0%, es decir, prestar gratis dinero a todos los bancos que se lo pidan y favorecer así que esos bancos presten barato a empresas y particulares. Ahora, el BCE concede dinero al 1'5%, cuando la reserva federal estadounidense (el Banco Central Norteamericano) o el propio Banco de Inglaterra lo hacen muy cerca del 0%. Y segunda medida que propone Roubini al BCE: que compre deuda de España e Italia, y lo haga mucho y rápido.

El BCE ha comenzado ya a hacer esto último, pero nada dice acerca de bajar los tipos de interés. Y ya decíamos en el artículo anterior que si no se abarata el crédito, no hay empresa que invierta ni particular que compre, con lo que la rueda de la economía sigue sin moverse. Los bancos continúan prestando muy caro su dinero, ...demasiado caro. Y así no hay quien se anime. Por ejemplo, hay bancos en Euskadi (y no uno o dos) que prestan dinero para la compra de un coche al 14% de interés. ¿Quién se anima a comprar un coche?. La respuesta es la mayor caída en la venta de vehículos de los últimos diez, quince años.

Por eso nada que no pase por abaratar el préstamo funcionará.

Es cierto que hoy la famosa prima de riesgo española ha bajado notablemente: al comprar el BCE deuda española, el tesoro español puede ofrecer menos interés por sus bonos porque ya tiene un comprador seguro. Pero se trata de un espejismo temporal. Las dudas sobre la solvencia española siguen donde estaban, y no se da respuesta clara a la principal pregunta de los inversores / mercados / prestamistas: ¿será la economía española capaz de crecer en los próximos años con la fuerza suficiente como para hacer frente a sus deudas?, o, por el contrario, ¿deberá pedir “sopitas” a sus socios europeos, incapaz de generar valor añadido y, consecuentemente, el crecimiento necesario para financiarse?.

De momento, la bolsa española sigue perdiendo inversores. Hoy, nuevo batacazo. No se trata de alarmar, pero es que la gran mayoría de los analistas coincide: la compra de deuda española e italiana por el BCE no soluciona nada. Sólo es un parche. Cada vez más, se impone la necesidad del 'eurobono', del que hablaremos en el próximo 'post'. Vaya veranito.

sábado, 6 de agosto de 2011

Ayuda LOPD (II): Declaración de ficheros

En este post trataré de responder a otra de las preguntas que se han introducido en forma de comentario en este blog.

Las cuestiones que se plantean en dicha pregunta son las siguientes:

1º) “Mi fichero de cliente/proveedores está por un lado informatizado pero también hay facturas en papel. ¿Puedo notificar un fichero automatizado y otro no automatizado o tengo que notificarlo como mixto?. Lo mismo pasa con los empleados, ya que tengo archivadas las nóminas en papel”.

2º) “Esto te lo pregunto porque he mandado las notificaciones por separado, automatizado por un lado y no automatizado por otro. Espero que no pase nada”.

La notificación a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) de los ficheros con datos de carácter personal de los que un responsable de fichero (en nuestro caso, conforme al objetivo de estos post, lo será la pyme / micropyme o un autónomo) sea titular es una de las obligaciones básicas que impone la normativa vigente en materia de protección de datos de carácter personal.

Lógicamente, la primera pregunta que se hacen aquellas personas que no están familiarizados con dicha normativa es: ¿Qué es un fichero?. Pues bien, en el post “Guía implantación de la LOPD en Pymes (II)” ya indiqué una definición, simplificada y a mi manera, de lo que puede entenderse por fichero: “conjunto organizado de datos de carácter personal, bien esté informatizado [automatizado], en soporte papel [no automatizado] o se encuentre al mismo tiempo informatizado y en soporte papel [mixto]”. Se trata de una definición de “andar por casa” (hay otros matices), pero que creo que es fiel al objetivo de estos posts, es decir, hacer comprensible ciertos conceptos a aquellos que no estén familiarizados con la protección de datos, y que, además, entiendo que contesta al primero de los aspectos de la pregunta que se formula.

Es decir, lo más ortodoxo hubiera sido declarar ambos ficheros como mixtos, ya que, como digo, el concepto de fichero no depende del sistema de tratamiento utilizado (automatizado, no automatizado o mixto).

Permítaseme, además, aunque no es objeto de la pregunta y por si pudiera resolver a alguien ciertas dudas similares, introducir algún que otro matiz ya indicados en el post “Guía implantación LOPD en Pymes (III)”, como son que el concepto de fichero también es independiente, tanto de si éste se encuentra centralizado o distribuido geográficamente, como de si éste es tratado por una o varias aplicaciones informáticas. Es decir, en ambos casos, aunque el fichero se encontrara distribuido (ejemplos: soporte papel en diferentes oficinas y/o servidores de datos en diferentes instalaciones, etc.) y/o fuera tratado por varias aplicaciones informáticas, también lo más ortodoxo sería declarar un único fichero.

Por tanto, tal y como decía en el último de los posts a los que he hecho referencia, mi recomendación a la hora de identificar los ficheros que se manejan consiste en pensar en conjuntos de datos (fichero lógico) que se utilizan para una finalidad concreta (gestión de personal y nóminas, gestión de clientes y/o proveedores, etc.), para posteriormente tomar una decisión de los ficheros a notificar en función del nivel de seguridad aplicable a los datos que contienen (por ejemplo: declarar un fichero para la gestión de personal y nóminas - nivel de seguridad aplicable: básico -, y otro diferenciado para la selección de personal - si le fueran de aplicación las medidas de nivel medio). Esto último, es decir, pensar en el nivel de seguridad aplicable a los datos, es un paso más que yo suelo recomendar, aunque como siempre “cada maestrillo tiene su librillo”.

Con esto entiendo que queda respondido el primero de los aspectos que se plantean, y con respecto al segundo, es decir, a si "pasa algo" por haber declarado ambos ficheros en función del sistema de tratamiento empleado (por cada fichero; uno automatizado y otro no automatizado), mi opinión personal, aunque lógicamente la buena será la de la AEPD, es que serán inscritos sin problemas (en ocasiones he visto que la AEPD hace algunas correcciones de oficio y , si se da cuenta de esta circunstancia, en ambos casos podría inscribir un único fichero con sistema de tratamiento mixto, y comunicar esta circunstancia al responsable del fichero, pero, como digo, no creo ni que esto se produzca).

En cualquier caso, si hubiera problemas para la inscripción de los ficheros en el Registro General de Protección de Datos (RGPD) bastaría con volver a declarar ambos ficheros como mixtos, y si no hubiera problemas y posteriormente interesara tener declarados los dos ficheros como mixtos, bastaría con realizar sendas notificaciones de modificación de fichero (por ejemplo de los notificados como automatizados, para pasar el sistema de tratamiento a mixto) y de supresión de ficheros (en el ejemplo indicado, eliminar o suprimir los dos ficheros declarados como no automatizados).

jueves, 4 de agosto de 2011

El BCE, o el Banco que no es Banco pero la lía como si lo fuera

Hace poco hablábamos de España y su prima de riesgo. Ahora le toca el turno al Banco Central Europeo (BCE). Cuando nació con el euro, recibió un único mandato: contener la inflación. Esto es, impedir que una espiral de precios cada vez más altos nos lleve a una crisis.
Es lo que la ortodoxia económica enseña: cuanto más dinero tengamos en el bolsillo todos y cada uno de nosotros, más nos pedirán los vendedores por las cosas que compramos. Cuanto más suban esos precios, más créditos deberemos pedir. Cuanto créditos más altos se concedan, más riesgos asumirán los clientes y los bancos, ...y cuando la rueda se pare (la economía se enfríe) a ver quién es el guapo que puede hacer frente a su deuda.
Para evitar esa rueda está (en teoría) el BCE. ¿Cómo lo hace?. Subiendo los tipos de interés. Es decir, aumentando el interés al que presta a otros bancos. Cuanto mayor sea ese interés, más le costará a nuestro banco pedirle dinero prestado, y cuando más caro le sea a nuestro banco, más caro nos resultará a nosotros solicitar a ese mismo banco un crédito. Resultado: se pide mucho menos préstamo, consecuentemente se venden/compran menos cosas, y ya se sabe: a menor demanda menores precios. (Un ejemplo bien cercano: el desplome de los precios de los coches, porque se vende un 50% menos que hace tres años).
Así que, objetivo conseguido: a 'tipos de interés' más altos, los precios bajan. Y al revés, a tipos de interés más bajos (a créditos más bajos) los precios suben.

Ahora bien: ¿Qué hacer en época de crisis?, porque resulta que una forma de reactivar la economía pasa por facilitar el crédito a empresas y particulares: dame créditos 'baratos' y compraré. Ofrécemelos caros, y no compraré, con lo que salir del agujero se torna complicado.

Por eso, el BCE (al igual que la reserva federal estadounidense y el Banco de Inglaterra - recordamos que Gran Bretaña no está en el euro) ha mantenido hasta ahora una política de tipos casi cero; es decir, prestaba a otros bancos a un interés entre el 0 y el 1%. Eso hace que esos bancos, a su vez, puedan prestar barato a clientes y empresas. Pero ... hete aquí, que la reactivación de la economía en Alemania, y el aumento del precio del petróleo han llevado a la zona euro a niveles de inflación casi anteriores a la crisis. Alarma roja en el BCE.

Así que a inicios de 2011, el BCE hizo lo que muchos analistas le pidieron que NO hiciera: subir los tipos de interés, y enfriar la economía para detener la escalada de precios. Cumplía así su misión, la única que le fue encomendada al nacer: contener la inflación.

¿Por qué, sin embargo, hizo mal?. Porque el alza de los precios en la zona euro no obedece a una misma causa. En el caso alemán, sí tiene que ver con que la reactivación económica es un hecho más o menos consolidado (ni siquiera eso está claro; ya se verá en los próximos meses); y sus ciudadanos tienen más dinero en el bolsillo ... pero en el caso del sur de Europa, y más en concreto de España, como resulta evidente, ... pues no. Aquí la inflación viene dada de 'fuera', sobretodo del aumento de las llamadas 'materias primas' (energías). Como todos sabemos, la gente en el estado español no tiene más dinero en el bolsillo.

Así que, un encarecimiento de los créditos (aumento de los tipos de interés) liderado por el BCE puede favorecer a Alemania o Francia porque contiene la inflación en ambos países, ... pero perjudica gravemente a países como España o Euskadi al frenar la actividad económica (si me pones los créditos caros, ... que compre o invierta su padre de usted).

Visto lo visto, el BCE ha tomado hoy jueves 4 de agosto una decisión en línea con las rogatorias de los países de la cola europea: ha decidido (por fin) NO subir de nuevo los tipos de interés. No los ha bajado, ... pero al menos, no ha encarecido los créditos. Algo es algo. Eso sí, Jean Claude Trichet (el presidente del BCE) la ha liado con otra cosa: asegura que el BCE no tiene pensado comprar bonos ni españoles ni italianos: Tampoco comprar bonos de los países europeos forma parte de su mandato, aunque lo ha estado haciendo bajo cuerda y sin destinar grandes cantidades. Por lo tanto, nada reprochable desde el punto de vista más ortodoxo. Sucede que si anuncia a bombo y platillo que no comprará deuda española, los inversores se preguntan por qué: si ni siquiera el BCE compra bonos españoles ... cómo estará la cosa.

Consecuencia: la famosa prima de riesgo (ver post anterior) se dispara, y la bolsa se hunde. O sea, en román paladino: estampida de inversores de todo lo que huela a España. Tras la debacle de hoy, Trichet balbucea frases del estilo de '... yo no fui', 'no quiso dicer eso', etc... Zapatero se estará preguntando (supongo) qué culo patear primero: si el de la canciller alemana, o el del presidente del BCE. Y no lo tiene fácil.

miércoles, 3 de agosto de 2011

Ayuda LOPD (I): Leyendas cumplimiento deber de informar

Inicio con éste una serie de posts, "Ayuda LOPD", con objeto de contestar aquellas cuestiones que se planteen en este blog sobre el cumplimiento de la LOPD en pymes y micropymes.

Antes de responder a las preguntas que dan origen a este post, me gustaría sentar las siguientes premisas:

a) Las contestaciones dadas en esta serie de posts únicamente tienen la pretensión de ayudar a pymes y micropymes en el cumplimiento de la normativa legal y reglamentaria en materia de protección de datos de carácter personal, dando un enfoque práctico a cuantas cuestiones se me planteen, aportando mi conocimiento y experiencia en proyectos de adecuación a la LOPD en múltiples organizaciones, y huyendo expresamente de relacionar y desgranar los artículos aplicables.

b) No hay “soluciones mágicas” (modelos, procedimientos, medidas técnicas …) aplicables a todas las organizaciones, ni siquiera a empresas de dimensiones parecidas y pertenecientes al mismo sector de actividad, ya que el cumplimiento de la normativa depende de los ficheros con datos de carácter personal concretos que maneje una organización y de los tratamientos específicos realizados por la misma.

Por esta razón, no creo en aquellos “consultores” que afirman que con una toma de datos muy breve (desde la distancia - on-line, telefónicamente, por correo electrónico,… - o presencialmente) pueden adaptar una empresa a la LOPD (finalmente terminan declarando ficheros estándar sin considerar la problemática concreta de la organización, utilizando un documento de seguridad único, en el mejor de los casos por sector, y, por supuesto y cuando consideran la implantación de las medidas, sin entrar en la efectiva puesta en marcha de las medidas de índole organizativo y técnico idóneas para la empresa concreta,…).

c) Es posible que con este enfoque se pierda cierto rigor en algunas de las contestaciones dadas, y que, incluso, no sea posible entrar en profundidad a la problemática concreta que se plantee, pero entiendo que servirá de orientación general para abordar ciertos aspectos de la adecuación a la LOPD en pymes y micropymes. Eso sí, tal y como digo, siempre teniendo en cuenta que hay que adaptar convenientemente lo aquí comentado a la realidad de cada organización.

Una vez dicho lo anterior, el origen de este post es un comentario referido a las leyendas para dar cumplimiento al deber de informar, y en el que, básicamente, se plantean las siguientes cuestiones:

1º) ¿Dónde se pueden encontrar modelos de leyendas para añadir a los documentos y correos electrónicos?.

2º) ¿En qué documentos es conveniente incluir las oportunas leyendas?.

3º) ¿Cómo informar a empleados y clientes / proveedores de los que se dispone de datos desde hace mucho tiempo?.

Paso a contestar las preguntas formuladas:

1º) La verdad es que “bucear” por la red para encontrar modelos (leyendas, cláusulas, contratos, documento de seguridad, procedimientos …) es una labor ardua, por la ingente cantidad de entradas que nos encontraremos y que al final, muchas de ellas, resultan perfectamente inútiles, ya que se limitan a una mera relación de artículos de la Ley y su desarrollo reglamentario o son muy generalistas, sin aportar ejemplos concretos.

Como en todo hay excepciones y, en el caso concreto que se plantea, un lugar donde se puede encontrar un modelo para cumplir con el deber de informar es la página web de INTECO (Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación). Indico el link concreto:

http://www.inteco.es/Seguridad/Observatorio/area_juridica/Modelos_de_Contratos_Tecnologicos//clausulas_proteccion_datos

Además, en este sito web se pueden también encontrar diversas Guías, Manuales y Modelos de Contratos, ... para cumplir con la LOPD, LSSI-CE, etc. Creo que éste es un sitio muy recomendable, ya que la información que contiene es práctica y de utilidad, y abarca tanto aspectos jurídicos, los ya mencionados y algunos más, como técnicos (gestión de incidencias, herramientas de cifrado de la información, etc.).

Dicho lo anterior y por si puede resultar de ayuda, a continuación incluyo una cláusula genérica que entiendo válida para cumplir con el deber de informar:

“De conformidad con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, sobre protección de datos de carácter personal (L.O.P.D.), le informamos de que los datos personales de su titularidad que Usted nos facilite serán incluidos en el/los fichero/s de datos de carácter personal denominado/s [Indicar el/los fichero/s donde se va/n a incluir los datos], cuyo titular y responsable es [Indicar el Responsable de Fichero o Tratamiento], [Indicar la Dirección completa del Responsable de Fichero o Tratamiento], y cuya/s finalidad/es es/son: [Indicar la/s finalidad/es del/los fichero/s en el/los que se incluirán los datos].

Asimismo, le informamos de que los datos necesarios serán cedidos a [Indicar el/los posible/s cesionario/s de la información].

Usted podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición reconocidos en dicha Ley poniéndose en contacto con [Indicar el Responsable de Fichero o Tratamiento] en la dirección arriba indicada.”.

Una cláusula de este tipo es la que se debería adaptar a cada caso concreto. Vamos a poner un ejemplo con el fichero de “NÓMINAS Y RECURSOS HUMANOS”, muy habitual en todas las organizaciones. La cláusula podría ser parecida a la siguiente:

“De conformidad con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, sobre protección de datos de carácter personal (L.O.P.D.), le informamos de que los datos personales de su titularidad que Usted nos facilite serán incluidos en el fichero de datos de carácter personal denominado “NÓMINAS Y RECURSOS HUMANOS”, cuyo titular y responsable es [Razón Social de la empresa], [Dirección completa de la empresa], y cuya finalidad es gestionar los Recursos Humanos de la empresa y la gestión de nóminas.

Asimismo, le informamos de que los datos necesarios serán cedidos a las Administraciones tributarias y Organismos de la Seguridad Social que corresponda en cumplimiento de la normativa laboral, tributaria y de Seguridad Social, y a la entidad bancaria correspondiente para el pago del salario.

Usted podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición reconocidos en dicha Ley poniéndose en contacto con [Razón Social de la empresa] en la dirección arriba indicada”.

No obstante, esto no pasa de ser un ejemplo típico de una cláusula habitual (“estándar”) de este tipo y, como ya he dicho, hay que considerar la problemática concreta de la empresa (ficheros y tratamiento concretos de datos de carácter personal realizados por la misma) para adaptarla convenientemente al deber de informar e, incluso, para utilizarla con objeto de recabar el consentimiento del interesado en aquellos casos en los que éste es exigible. Pongo dos ejemplos:

a) Supongamos que en la empresa se realiza una valoración del desempeño del puesto de trabajo por parte de los empleados mediante un cuestionario que rellena el responsable de cada trabajador. Si se diera este caso, que en mi opinión normalmente constituiría un tratamiento de datos de carácter personal al que le serían de aplicación las medidas de seguridad de nivel medio, yo recomendaría declarar un fichero de “VALORACIÓN DEL DESEMPEÑO”, diferenciado del de “NÓMINAS Y RECURSOS HUMANOS”, y la cláusula comentada podría quedar como sigue:

“De conformidad con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, sobre protección de datos de carácter personal (L.O.P.D.), le informamos de que los datos personales de su titularidad que Usted nos facilite serán incluidos en los fichero de datos de carácter personal denominados “NÓMINAS Y RECURSOS HUMANOS” y “VALORACIÓN DEL DESEMPEÑO”, cuyo titular y responsable es [Razón Social de la empresa], [Dirección completa de la empresa], y cuyas finalidades son, respectivamente, gestionar los Recursos Humanos de la empresa y la gestión de nóminas, y la valoración del desempeño de los puestos de trabajo.

Asimismo, le informamos de que los datos necesarios serán cedidos a las Administraciones tributarias y Organismos de la Seguridad Social que corresponda en cumplimiento de la normativa laboral, tributaria y de Seguridad Social, y a la entidad bancaria correspondiente para el pago del salario.

Usted podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición reconocidos en dicha Ley poniéndose en contacto con [Razón Social de la empresa] en la dirección arriba indicada”.

b) Supongamos que la empresa se presenta a licitaciones en administraciones públicas (obras y servicios), bien de forma individual o en UTE, y, en consecuencia, debe aportar los CV´s de los empleados involucrados en las correspondientes ofertas. En este caso habría que considerar también esta cesión. Todo ello, con independencia de si se precisa para dicha comunicación el consentimiento de los empleados, ya que el deber de informar subsiste siempre. En este caso la leyenda podría quedar como sigue:

“De conformidad con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, sobre protección de datos de carácter personal (L.O.P.D.), le informamos de que los datos personales de su titularidad que Usted nos facilite serán incluidos en el fichero de datos de carácter personal denominado “NÓMINAS Y RECURSOS HUMANOS”, cuyo titular y responsable es [Razón Social de la empresa], [Dirección completa de la empresa], y cuya finalidad es gestionar los Recursos Humanos de la empresa y la gestión de nóminas.

Asimismo, le informamos de que los datos necesarios serán cedidos a las Administraciones tributarias y Organismos de la Seguridad Social que corresponda en cumplimiento de la normativa laboral, tributaria y de Seguridad Social, a la entidad bancaria correspondiente para el pago del salario, y a clientes, potenciales clientes y colaboradores con objeto de su candidatura y/o participación en trabajos o colaboraciones propias de las actividades desarrolladas por la empresa y para el desarrollo de la relación laboral y el cumplimiento de la normativa legal aplicable.

Usted podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición reconocidos en dicha Ley poniéndose en contacto con [Razón Social de la empresa] en la dirección arriba indicada”.

No entro en el tema de recabar el consentimiento de los interesados, ya que en las pymes y micropymes en la mayoría de las ocasiones no es necesario éste por existir habilitación legal o ser el tratamiento (incluídas las posibles cesiones) necesario para el mantenimiento o cumplimiento de un contrato o precontrato de una relación negocial o laboral, pero es un aspecto a tener muy en cuenta en aquellos casos en los que sea necesario obtenerlo.

Como se ve es absolutamente imprescindible conocer todos los ficheros y tratamientos concretos que realiza la empresa antes de establecer la oportunas cláusulas y, como consecuencia, determinar también los documentos en lo que incluirlas para cumplir con el deber de informar, y también para recabar el consentimiento de los interesados cuando sea necesario (ejemplos de otras posibles cuestiones a considerar, cuando sea el caso, son: tramitación de partes de accidentes, tratamiento de datos sindicales – horas sindicales, … – y un largo etc.).

En el caso de los e-mail´s, un ejemplo de leyenda, adaptando la cláusula genérica que propongo, podría ser la siguiente:

“De conformidad con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa de que los datos personales que Usted facilite por esta misma vía serán incluidos en un fichero cuyo titular y responsable es [Razón Social de la empresa], [Dirección completa de la empresa], y cuya finalidad es gestionar la relación comercial o de otro tipo que Usted mantiene con nosotros y mantenerle informado acerca de las actividades y servicios de la organización.

Usted podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición reconocidos en dicha Ley poniéndose en contacto con [Razón Social de la empresa] en la dirección arriba indicada”.

Además, en el caso de los e-mail´s recomiendo añadir algo parecido a lo siguiente:

"Este mensaje y, en su caso, los documentos anexos al mismo se dirigen exclusivamente a las personas destinatarias del mismo y pueden contener información privilegiada o confidencial. Por ello, se informa a quien lo pudiera recibir por error de que la información contenida en el mismo y en los documentos anexos es reservada y de que su utilización, divulgación y/o copia sin autorización está prohibida en virtud de la legislación vigente. Si Usted ha recibido este mensaje por error, le rogamos que nos lo comunique inmediatamente por esta misma vía a la dirección del remitente y proceda a su destrucción.”.

2º) Para responder a esta pregunta, como vengo repitiendo hasta la saciedad en este post y lo siento por ser pesado, entiendo que se necesita más información de detalle de la actividad y operativa concreta de la empresa a la hora de recabar y tratar datos de carácter personal.

No obstante, para no “escurrir el bulto”, indicar que como norma general habrá que incluir las leyendas en todos aquellos formularios, impresos, … en los que se recaben los datos de carácter personal de los interesados y, por tanto, seguro que habrá que incluirlas: en el caso de los empleados yo suelo recomendar hacer un anexo al contrato de trabajo; formularios web, si es el caso, en los que se soliciten datos de carácter personal (ejemplos: de clientes, de proveedores, de candidatos a puestos de trabajo, ...); correos electrónicos, etc., pero, lógicamente, caben otras posibilidades (para lo que es necesario conocer con más de detalle, tal y como digo, el objeto de negocio y la operativa de la organización).

3º) Yo recomiendo cumplir con el deber de informar a los empleados actuales y, si es el caso, solicitarles el consentimiento para los tratamientos de datos de carácter personal en los que se requiera éste, en anexo al contrato de trabajo, a firmar por ambas partes.

Éste sería el mismo anexo a contrato de trabajo a utilizar en el caso de nuevas contrataciones.

En cuanto a cumplir con el deber de informar a clientes /proveedores de los que se dispone de datos desde hace tiempo, para establecer la forma idónea de hacerlo e incluso para tomar una decisión sobre si hacerlo o no, en su totalidad o según los casos, entiendo que es necesario conocer de qué tipo de clientes / proveedores se trata (público en general, autónomos y/o personas de contacto de empresas).

En cualquier caso, además de a empleados y clientes / proveedores, hay que considerar también el informar convenientemente a otros colectivos de los que se pudiera recabar y tratar datos de carácter personal (candidatos a empleo, contactos que no sean clientes / proveedores, etc.).

martes, 2 de agosto de 2011

España: El contubernio que no existe

Los mercados no acaban de confiar en España. Ni la dimisión de Zapatero ni las nuevas medidas en ciernes (creo que antes de fin de año o primavera a más tardar asistiremos a un nuevo incremento del IVA, entre otras cosas) sirven para que quienes habitualmente prestan su dinero a España (los famosos mercados) lo sigan haciendo en las mismas condiciones que hasta ahora.

Todos los países, incluso los que a día de hoy muestran una pujanza increíble como Alemania, necesitan pedir créditos para afrontar el día a día (inversiones, mantenimiento de infraestructuras, etc...). Los inversores se lo prestan a un determinado interés: cuanto más solvente sea ese país en cuestión, menos interés tendrá que ofrecer. Alemania, por ejemplo, tiene cola de inversores esperando comprar su deuda, porque saben que Alemania les devolverá lo prestado más un mínimo interés. Si un inversor no está interesado, que se haga a un lado, que hay muchos esperando. Esto hace que el tesoro alemán pueda conseguir todo el préstamo que le de la gana ofreciendo un interés bajo: hoy en día en torno al 2'5% para sus bonos a diez años.

¿Por qué España tiene que ofrecer el triple (es la conocida como 'prima de riesgo', que se mide en puntos de diferencia con lo que ofrece el bono alemán)?. Porque la gran mayoría de los inversores internacionales considera que, a diferencia de Alemania, España podría no devolverles lo prestado. Hay demasiadas cifras en contra, ... pero fundamentalmente dos. Una, el paro. Una tasa del 21% es algo más que un problema coyuntural. Supera de largo el desempleo registrado en países rescatados, como Portugal (14%) o la misma Grecia (los últimos datos son de hoy mismo). Dos, el déficit (que no la deuda, no las confundamos). España lleva tres años gastando mucho más de lo que ingresa. En concreto, en 2010 gastó 110 por cada 100 de ingresos.

El desfase puede corregirse de dos modos: o reduces tus gastos (los famosos recortes de todo tipo) o aumentas tus ingresos.

Y ésta es la clave. Reduciendo tus gastos ayudas, pero sólo aumentando tus ingresos saldrás del agujero. Y lo que muy pocos ven a medio plazo es a la economía española capaz de generar más dinero. España es como Grecia y Portugal: mucho albañil (construcción) y muy poco ingeniero. Así no hay forma de vender más. Y ojo, porque caso distinto son Italia y la propia Euskadi, a pesar de las enormes dificultades por las que también atraviesan. Pero lo dejaremos para otro comentario.

Para terminar por hoy. Quedémonos con esta frase que leí hace poco de Paul Krugman (premio nóbel de Economía): 'el problema (de Grecia o España) no es el déficit, sino su incapacidad para crecer'. Dicho de otro modo: el déficit no es la enfermedad, es el síntoma. Podremos bajar la fiebre de un enfermo de pulmonía con aspirinas (recortes), ... pero no le libraremos de la pulmonía (crisis). España no está en crisis porque tenga déficit. Tiene déficit porque está en crisis. Si su economía creciera a buen ritmo, el problema del déficit se resolvería por sí solo.

La cuestión es cómo transformar un país de albañiles en otro de ingenieros industriales. De ahí vienen las dudas de los 'mercados / inversores', y las dificultades de España para conseguir préstamos. No hay ningún contubernio contra España, como vocea la gran mayoría de la prensa española, que como en otros muchos casos, también en éste actúa de forma chauvinista y ultranacionalista. Simplemente, los inversores no lo ven nada claro, y la bancarrota se acerca. Euskadi es diferente, pero está atada a un barco que se hunde. La economía vasca tiene mimbres para salir, ... pero necesitaremos algo más. Seguiremos otro día.

lunes, 1 de agosto de 2011

Quiebra

La deuda de Estados Unidos es considerada la deuda más segura del mundo. Por eso, cuando el país necesita dinero para financiarse (construir autopistas, hospitales, ... en definitiva para funcionar en el día a día) siempre encontrará alguien que se lo quiera prestar: Estados Unidos siempre paga ... y con intereses.

Así era, ... hasta hoy. Estados Unidos amenaza con no pagar lo que debe. El techo de gasto establecido por ley, ése que permite a Obama gastar una cantidad concreta de dinero, es el que es. Y no da más de sí, a no ser de que republicanos y demócratas lleguen a un acuerdo antes del 2 de agosto (fecha de vencimiento de su deuda).

El mundo está preparado para que Grecia no pueda pagar por sí sola, y tenga que apoquinar solidariamente el resto de Europa. También para que Irlanda o Portugal entren en quiebra. Otro cantar sería lo de España, aunque a muchos no nos sorprenda en absoluto su debilidad, a pesar de que Aznar vendiera esa solemne tontería de que su España era la 'octava potencia del mundo', que luego repitió Rodríguez Zapatero.

Insisto: puede que el mundo pueda admitir esas quiebras. En todo caso; para lo que, todos los expertos dicen, no está preparado el mundo es para que Estados Unidos diga que no puede pagar lo que debe. Si la considerada economía más potente del mundo (ella sola genera el 24% de la riqueza mundial seguida muy lejos por China, con cerca del 10%) reconoce que no puede hacer frente a sus pagos, qué no debería reconocer el resto.

Cuando escribo esto republicanos y demócratas parecen más cerca de un acuerdo para permitir a Obama gastar más de lo previsto, o sea, imprimir más billetes que permitan pagar hoy las deudas contraídas ayer. Creo que llegarán a un acuerdo que impida que Estados Unidos se declare oficialmente en quiebra. No creo que evite un nuevo orden económico mundial: algo no está funcionando como debiera.