domingo, 29 de enero de 2012

Twitter: ¿Ángel o Demonio?

Me permito apropiarme del título del anterior post, de mi amigo y coautor de este blog Mikel Mugarza, para comentar el anuncio publicado el pasado jueves por Twitter en el que comunica que dispone ya de la capacidad de bloquear un tweet en un determinado país manteniendo éste visible en el resto del mundo (hasta este momento únicamente existía la posibilidad de bloquear los tweets a nivel mundial).

La compañía de microblogs explica que esta funcionalidad ha sido desarrollada para cumplir con los límites que ciertos países establecen a la libertad de expresión, poniendo como ejemplo a Francia y Alemania, que prohíben los contenidos pro-nazis.

Lógicamente, para justificar esta medida, que saben que es muy impopular, hacen referencia a un tema muy sensible para dos países de larga tradición democrática y, por tanto, poco o nada sospechosos de poner trabas a una libertad de expresión legítima, pero nada dicen de lo que harán con las peticiones que provengan de países que violan sistemáticamente este derecho fundamental, más allá de decir que todas las solicitudes serán evaluadas.

Además y con objeto de “quitar más hierro” aún a la aplicación de esta medida, Twitter afirma que:

- Sólo se bloquearán tweets de forma reactiva, es decir, no antes de su publicación sino cuando reciban una petición legal válida para ello.

- Los usuarios que se encuentren en el país para el que se ha retenido un tweet serán informados del bloqueo realizado, para dotar de transparencia a la aplicación de esta medida.

Las reacciones no se han hecho esperar; la mayoría de ellas acusan a la compañía de plegarse a los deseos de censura de ciertos gobiernos con objeto tanto de permanecer en determinados países como de no frenar su expansión internacional, argumento al que en cierta medida parece dar la razón la propia Twitter, ya que en su blog se afirma que:

A medida que continuamos creciendo internacionalmente, vamos a entrar en países que tienen diferentes ideas sobre los límites de la libertad de expresión. Algunos de ellos con ideas tan diferentes a las nuestras que no vamos a ser capaces de existir allí…”.

Por lo que parecen estar más preocupados por su supervivencia en determinados países y su expansión a otros que por la propia libertad de expresión y por el cumplimiento de la legislación aplicable en cada país.

Además, tras la lectura del parco anuncio surgen multitud de dudas que pueden alimentar serias sospechas con respecto a posibles aplicaciones arbitrarias de esta medida, entre ellas las siguientes:

- ¿Qué se entiende por una petición legal válida pare el bloqueo de tweets?.

- ¿Qué entidades podrán realizar esas peticiones legalmente válidas para bloquear los tweets en un país?.

- ¿Quién evaluará las peticiones de bloqueo que se reciban y qué criterios se seguirán para la toma de decisiones al respecto?.

- ¿Se procederá sólo al bloqueo de tweets?, ya que de la lectura del comunicado parece deducirse que también se podrán bloquear cuentas de usuario en determinados países.

Pese a todo ello, ¿es la aplicación de esta medida intrínsecamente mala, tal y como parece ser la opinión mayoritaria?, o, por el contrario, ¿es necesario aplicarla en determinadas circunstancias?.

Yo soy de esta última opinión, ya que creo que entre la censura arbitraria, y por tanto ilegítima, y el abuso del derecho a la libertad de expresión, y en consecuencia también ilegítimo, debería existir un punto medio óptimo. Ya lo dijo Aristóteles: “La virtud está entre dos extremos igualmente viciosos”.

Pongo un ejemplo de lo que entiendo que es un uso ilegítimo de la libertad de expresión, en el que creo que se deberían aplicar medidas de este tipo, y que dio origen a un post en este mismo blog (¿Dónde debería estar el límite de la libertad de expresión en las redes sociales?). En él comentaba una noticia sobre la solicitud realizada a Twitter desde España por parte del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad para que cerrara varios perfiles desde los cuales se fomentaba la anorexia y la bulimia.

En el citado post también se indicaba que el artículo 8 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (LSSI-CE), establece en su artículo 8:

"En caso de que un determinado servicio de la sociedad de la información atente o pueda atentar contra los principios que se expresan a continuación, los órganos competentes para su protección, en ejercicio de las funciones que tengan legalmente atribuidas, podrán adoptar las medidas necesarias para que se interrumpa su prestación o para retirar los datos que los vulneran. Los principios a que alude este apartado son los siguientes:
...
b) La protección de la salud pública o de las personas físicas que tengan la condición de consumidores o usuarios, incluso cuando actúen como inversores.
...
d) La protección de la juventud y de la infancia.”.

Pues bien, en aquella ocasión Twitter alegó para no cerrar los perfiles que dicha medida “podría causar en la práctica conflictos con la libertad de expresión”, y ahora con el nuevo sistema propuesto podrían, al menos, bloquearse tweets de este tipo, es decir, con contenidos contrarios al ordenamiento jurídico de los países que así lo soliciten, como entiendo que ocurrió claramente en este caso.

No obstante, desde mi punto de vista sería necesario establecer unas “reglas de juego” claras para que su aplicación garantice en todo momento el uso legítimo de la libertad de expresión (especialmente en aquellos países en los que ésta se vulnera de forma sistemática) y la transparencia en la toma de decisiones (con información detallada de los bloqueos solicitados y el motivo de los mismos, y no sólo de las peticiones que al final prosperen sino también de las que finalmente sean rechazadas), y evite las sospechas de que la compañía actúe condicionada por la expansión de la plataforma en determinados países (independencia de las decisiones de bloqueo respecto de la propia twitter, por ejemplo mediante su compromiso de acatar las decisiones que sobre las peticiones de bloqueo tome uno o más organismos independientes).

Concluyo haciéndome la misma pregunta que Mikel Mugarza en el post de este mismo blog al que he hecho referencia al principio: ¿Entonces, en qué quedamos: Ángel o Demonio?. En mi opinión la medida en sí misma puede ser incluso buena, pero será su aplicación práctica la que dé respuesta a esta pregunta.

viernes, 27 de enero de 2012

Google: ¿Ángel o Demonio?

Google acaba de presentar su nueva política de Privacidad, que entrará en vigor el 1 de Marzo del presente año. Esta medida nos afecta a todos en mayor o menor medida, en función del grado de utilización que hagamos de los distintos productos de Google, a saber: El Buscador, Correo Gmail, Google Maps, Google+ y un largo etc.


Google recoge los datos de los usuarios a partir de la actividad de los mismos, con el objetivo de hacer una correlación de dichos datos, para poder ofrecer así una mejor experiencia de usuario. Pero "bajemos un poco al barro" para ver qué tipo de datos recogen, cómo lo hacen y sobre todo para qué los utilizan.

Datos recogidos por Google

Datos que nosotros facilitamos: Estos datos son todos aquellos que proporcionamos a Google en el momento del registro: Nombre, e-mail, Número de teléfono, Fotos, Datos bancarios (si procede), etc.

Datos que se obtienen a través de la utilización de los servicios de Google. Estos datos incluyen los siguientes:

Datos del Dispositivo: PC, portátil, SmartPhone, tablet o cualquiera que sea el dispositivo desde el que navegamos. Esto incluye: Hardware, Software (Navegador y Sistema Operativo), datos sobre la Red de acceso a Internet (Proveedor, IP).

Datos del Registro: Información sobre las consultas que realizamos en el buscador.

Datos de nuestra ubicación física: Por ejemplo cuando usamos un móvil con GPS que utiliza infraestructura de Google, o un punto de acceso determinado.

Datos del uso: Datos que Google recoge de nuestra actividad, páginas que visitamos, publicidad con la que interactuamos, etc.

Es decir, Google sabe de nosotros:

Quiénes somos.

Qué miramos.

Qué nos gusta.

Dónde estamos, dónde vamos y cuándo.

Con quién nos relacionamos, dónde, cuándo y cómo.

El canal de comunicación.

En definitiva, Google nos conoce mejor que nuestros santos progenitores, ¿Da miedo verdad?.

¿Cómo utiliza nuestros datos Google?

Google utiliza los datos para mejorar la experiencia de usuario, combina los datos que nosotros le aportamos para enlazar los contenidos y presentarnos la información que mejor se adecue a nuestros gustos y preferencias, de manera que dos personas diferentes que hagan una misma búsqueda en Google, obtendrán resultados sensiblemente diferentes en función de sus preferencias y gustos personales.

Vale, esto está muy bien, pero: ¿Quién me dice a mí que Google no comercia con mis datos o los utiliza con con fines más oscuros?.

Según palabras de Google: “No compartiremos tus datos personales con empresas, organizaciones o personas físicas ajenas a Google” salvo causa de fuerza mayor, como por ejemplo los procesos judiciales.

Google se reserva el derecho a prestar nuestros datos a otras empresas filiales sometiéndolas a su política de tratamiento de datos. También se reserva el derecho a diseminar nuestros datos por sus servidores que están repartidos por todo el mundo.

¿Qué diferencia a Google en lo que al tratamiento de la información respecto a otras empresas como por ejemplo Facebook?:

Google se adhiere a los códigos de autorregulación de los distintos países y responde a las peticiones para las distintas necesidades en cuanto a privacidad que sus usuarios necesitan.

Google se compromete a notificar a todos sus usuarios sobre cualquier cambio que vaya a realizar que afecte a la privacidad de los datos.

Google se compromete a solicitar autorización al usuario para cualquier uso de la información que se salga de lo anteriormente expuesto.

Entonces, ¿En qué quedamos, Ángel o Demonio?

Pues es algo que cada uno tendrá que decidir por sí mismo, por un lado se puede pensar que Google influye en nuestra experiencia de usuario y en las Webs que visitamos, priorizando unos contenidos frente a otros. Posiblemente mucha gente pensará que Google nos manipula, que no nos muestra el camino si no que nos encamina, es decir, que mutila nuestra libertad a la hora de escoger qué es lo que queremos ver. En definitiva, que la arbitrariedad de sus algoritmos (y la falta de transparencia) nos influye indudablemente a la hora de "clickar" un enlace u otro.

Pero por otro lado esos algoritmos no están orientados hacia un objetivo concreto, como pudiera ser vender un producto determinado y la prueba está en que en el 98% de nuestras búsquedas encontramos aquello que estábamos buscando en las primeras entradas. Luego, los algoritmos están orientados a dar una mejor experiencia de usuario, es decir, están orientados a hacer lo que el usuario espera que hagan de la manera más eficiente posible.

Mi opinión particular es que con sus luces y sus sombras, como no podía ser de otro modo para cualquier empresa y más para una de la entidad de Google, Google es un modelo empresarial en el aspecto más puro del término. Google se dedica a ganar dinero ofreciendo el mejor producto que son capaces de ofrecer para sus consumidores, pero no a costa de ellos.

Y vosotros: ¿Qué opináis de Google?, ¿Ángel o Demonio?. ¿Contraviene la política de Privacidad de Google las nuevas directrices de Protección de Datos de la UE?.

Un saludo y ánimo, que ya acaba la cuesta de Enero... y además la de Febrero es más corta :-D

miércoles, 18 de enero de 2012

El último que apague la Luz


Es lo que han debido pensar en WordPress, Google, Wikipedia y otra decena de miles de sitios Web en protesta ante la Ley SOPA/PIPA que el Congreso y Senado de Estados Unidos debatirán el mes de Febrero.

En el sitio web http://www.internautas.org/ han sustituido su página habitual por una página en negro haciendo que se ilumine por donde pasas el ratón, a modo de linterna, parte de un comunicado que hace referencia a las citadas Leyes.

Las leyes SOPA/PIPA son un conjunto de leyes que pretenden estrechar el cerco sobre la Piratería en Internet o al menos así reza el espíritu de su letra. Los puntos principales en los que podemos resumir dichas leyes vienen a ser:

1. Bloqueo de Webs con enlaces a contenidos protegidos.

2. Eliminación de enlaces en los Buscadores para que no puedan ser indexados.

3. Sanción económica para aquellos que mantuvieran una relación comercial con dichas Webs (anunciantes, etc).

Bien, así expuesto se podría decir que no sólo es una ley adecuada sino incluso puede que necesaria.

¿Cuál es el problema entonces?

Bien, para empezar es muy dificil llevar un control de todo lo que se publica en Internet y trasladar la responsabilidad de hacer de Policía de Internet a los Webmasters y Proveedores de Servicio de Internet, sería como responsabilizar al Gobierno de cada delito cometido en todo el País por no haber evitado, mediante las Leyes y Cuerpos de Seguridad del Estado, que eso haya podido pasar.

Un razonamiento adecuado nos llevaría a pensar que es el infractor el que tiene que dar cuentas de su conducta inapropiada en base a las Leyes del Estado de Derecho, y no el Estado el que tenga que hacerse responsable.

Sin embargo hay un aspecto de estas leyes mucho más oscuro que trasciende lo anteriormente expuesto y es lo siguiente. Estados Unidos se autoproclama la autoridad competente en todos los dominios .com .org y .net independientemente de donde estén alojados o donde residan sus legítimos dueños, porque los considera suyos. Luego aunque es una ley USA nos afecta a todos los que tengamos una .com .org o .net.

Esta ley evidentemente no afectará a las Webs de las grandes corporaciones con grandes mecanismos de control de información (al menos no en primera instancia). Estas leyes afectarán a todos aquellos emprendedores y PyMEs que quieran montar su negocio en internet y que por el mero hecho de tener un Blog con cierto éxito y con algún que otro anunciante le puedan cerrar su Web de la noche a la mañana porque un Bot de internet ha detectado un enlace a un contenido protegido en un comentario de un post cualquiera, con el consiguiente cierre de la Web y la sanción para su anunciante.

La consecuencia directa es evidente, los anunciantes se lo pensarán dos veces antes de patrocinar una Web y como consecuencia los creadores se lo pensarán mucho más a la hora de alimentar la Web con contenidos porque ya no será rentable y dicho sea de paso, ni siquiera gratificante.

El problema aquí es de concepto:

¿Quién tiene la autoridad moral de ponerle puertas al campo de Internet?. ¿Por qué USA?, lo lógico en este caso sería que fuera un consorcio tipo W3C. ¿Quién nos dice que lo de contenidos protegidos no va a mutar en Contenidos Inapropiados?. ¿Si esto ocurre quién regulará y con qué criterio lo que abarque el ambiguo término "Contenido Inapropiado"?.

Estoy seguro que este apagón Web, como tantas otras medidas de protesta se perderán como lágrimas en la lluvia, que diría el Replicante de Blade Runner, de la misma manera que estoy seguro de que estas leyes tienen un objetivo muy concreto y que posiblemente nada tenga que ver con la Piratería en Internet. Confío de la misma manera, que tal como ha ocurrido tantas y tantas veces la libertad en Internet vaya siempre un paso por delante de las leyes que quieren cercarla y que agudizaremos nuestro ingenio para crear nuevos sistemas de comunicación para que estas Leyes se conviertan en obsoletas incluso antes de que sean promulgadas.

sábado, 14 de enero de 2012

¿Un Silicon Valley en Euskadi?, ¿Por qué no?

Escribo este post para hacerme eco de la idea que lanzó en su momento Iñaki Bartolomé Martín en el grupo "Profesionales IT Euskadi" de Linkedin y que, posteriormente, da lugar a un nuevo grupo "Euskal Valley" (los diseños de logo e imagen que se muestran en este post son de Hernán Calderón), en el que creo que su iniciativa está teniendo una acogida excepcional.

Iñaki planteaba el debate original en los siguientes términos:

"En este artículo, http://ibartolome.blogspot.com/2011/07/un-silicon-valley-en-euskadi-por-que-no.html, me pregunto si no es posible poner en marcha iniciativas que, con toda la modestia del mundo, puedan simular la existencia de pequeños Silicon Valleys en nuestros lugares de origen. ¿Falta solo iniciativa?, ¿Sobra materia prima?, ¿La legislación es una losa insalvable?".

Para mí, la pregunta clave es: ¿Por qué no?, ya que entiendo que nos sobra iniciativa y materia prima, y la legislación no tiene por qué ser un problema insalvable, aunque considero que lo más difícil es conseguir una verdadera cultura de colaboración entre las empresas tecnológicas.

Otras preguntas, también importantes, son:

¿Se trata de un debate "viejo" (Parques Tecnológicos ya existentes en Euskadi)?.

¿Se prueden "clonar" o importar este tipo de iniaciativas con éxito?.

¿Tenemos los mimbres en Euskadi para acometer una iniciativa de este tipo?.

¿Por quién debería estar liderada - iniciativa pública y/o privada -?.

Todas ellas para el debate, pero, insisto, para mí la pregunta fundamental es:

¿Por qué no?.

Seré un ingénuo (seguro que sí), pero tal y como decía en el post "El sector TI está desestructurado, ¿Quién lo estructurará?. El estructurador … ", creo mucho más en este tipo de iniciativas, en las que entiendo se priman aspectos como la innovación y la colaboración bien entendida entre las empresas del sector, que en aquellas que consisten en una "defensa a ultranza" del sector mal entendida (tarifas, competencia, convenios, etc.).

viernes, 13 de enero de 2012

Alemania, Euskadi y Sindicalismo Vasco

Esta mañana hemos emitido en Radio Euskadi un programa dedicado a Alemania. Propuse hacerlo porque sus cifras, aún en plena crisis, son espectaculares. En pleno 2011, Alemania ha conseguido récord histórico de ocupación laboral, el paro ha bajado al 6% y sigue descendiendo, su economía ha crecido un 3%, y su déficit (la diferencia entre lo que gasta e ingresa) se ha reducido al 1% en relación al PIB.

En Euskadi, éstas son las cifras del 2011: el paro ha aumentado hasta el 10’9% (datos Eustat), sigue destruyéndose empleo (menos que en años anteriores), nuestra economía ha crecido un 0’7% (datos gobierno vasco), y nuestro déficit en relación al PIB superará el 1’3%.

Los datos de España: el paro llega a diciembre de 2011 al 21’5% de la población activa (Ministerio de Trabajo) y sigue destruyéndose empleo; su economía ha crecido un 0’8% (datos gobierno español), y se espera que el déficit supere el 8% (cuando el objetivo era del 6%).

Euskadi, pues, se sitúa a mitad de camino entre los mejores y los peores. ¿Debemos resignarnos o podemos hacer algo para mejorar?.

Para responder a esa pregunta se me ocurrió que quizá debiéramos mirarnos en el espejo alemán. Euskadi y Alemania comparten modelo productivo: la industria es nuestro principal motor, y dentro de esa industria, la automoción, acero, máquina herramienta y bienes de equipo (frigoríficos, electrodomésticos, etc.). Hacemos cosas similares, aunque evidentemente a muy diferente escala.

Alemania es hoy la industria del mundo: exporta el 50% de lo que hace, una cifra espectacular para un país de sus dimensiones. Eso explica gran parte de su ‘éxito’ actual, pero hay más. Hay que recordar que en 2002, Alemania sufrió una gran crisis: tuvo más de cinco millones de parados, con una tasa cercana al 10%, y en zonas del este, de hasta el 17%.

¿Qué ha cambiado?. Los expertos hablan de las medidas que impulsó el entonces canciller Gerard Schroeder (socialdemócrata), que bautizó como ‘agenda 2010’. En resumidas cuentas:

- Congelación de salarios y precios. En Alemania, el salario NO se negocia con el IPC como referencia obligada. No suben los salarios, no sube el IPC.

- Ampliación de jornada y flexibilidad en cada empresa para organizarse según le fueran las cosas. Disposición de sindicatos y dirección a remar juntos y a participar en la gestión de la empresa. Esto se traduce en: si las cosas van bien, habrá que trabajar fines de semana seguramente por casi el mismo sueldo. Pero en contrapartida, si las cosas no van tan bien y hay que parar un par de meses la producción, cobras lo mismo.

- Mantenimiento de plantilla mediante EREs particulares que NO necesitan autorización del gobierno.

- Bajar los impuestos a las empresas para aumentar su competitividad. Hoy en día, un fabricante vasco de acero fabrica más caro que su competidor alemán, porque de partida paga más impuestos (es al menos lo que jura y perjura la patronal vasca Confebask, aunque los sindicatos aseguran que no es así). Eso hace que venda menos. El agujero que se genera en el estado por recaudar menos de las empresas, se compensa con el aumento de las ventas y la reactivación de la economía, o sea, con más ingresos.

Todo esto basado en una cultura empresa / sindicatos muy diferente a la que vivimos en Euskadi, de mutuo recelo y desconfianza. En Alemania, ambas partes se entienden mucho mejor.

La ‘agenda 2010’ le costó a Schroeder manifestaciones y seguramente la cancillería... pero diez años después, presentan resultados. Un dato demoledor: en 2008, en plena crisis, la economía de Euskadi (su PIB) se contrajo un - 3’8%. Euskadi perdió un 3% de empleo. En Alemania, ese mismo año, su economía se contrajo casi un -6% (mucho más que en Euskadi),... pero apenas perdió empleo, un 0’5%.

En el programa hemos contado con el director del departamento económico de la patronal vasca Confebask, con el ministro canciller de la embajada alemana en Madrid, Thomas Niesenger, y con el economista del gobierno vasco y técnico del departamento Alberto Alberdi. El embajador alemán por cierto, nos decía en directo con ironía, que si hubiera sido invitado a un programa similar hace diez años, le habríamos presentado como el representante de un país económicamente ‘enfermo’.

En conversación posterior, Alberto por su parte, me decía que efectivamente, una de las claves del ‘milagro’ alemán tiene que ver con haber sujetado salarios y precios... pero que en Euskadi contamos con lastres propios, como la enorme deuda privada contraída por la gran cantidad de créditos vivienda concedidos por los bancos y cajas. No hay que olvidar que los vascos también hemos participado de la orgía inmobiliaria,... en menor medida que España, es cierto, pero hemos participado. Un dato: mientras en Euskadi el 90% somos propietarios de piso, en Alemania ese porcentaje baja al 40%.

Hay muchos más matices, sin duda. Pero mi intención es suscitar debate. ¿Qué estamos haciendo mal en Euskadi?. ¿Debemos resignarnos a un paro del 11% y a un crecimiento ‘cero’ cuando hay países con otros modelos laborales que demuestran que las cosas pueden mejorarse?. Un ejemplo: Este pasado otoño, ELA votó NO a cambios laborales en Mercedes-Vitoria. El resto de la plantilla aceptó las modificaciones, gracias a lo cual, tienen trabajo asegurado hasta 2024 y el compromiso de 400 nuevos puestos de trabajo. Seguramente, a cambio, si hiciera falta trabajar algunos fines de semana porque la furgoneta se vende bien, lo harán sin los pluses que cobraban hasta ahora. No hay que recordar que Mercedes es la primera fábrica de Euskadi: 3.000 empleos directos, y 10.000 indirectos, que supone el 2% de nuestra economía y el 10% de la economía alavesa. Haber votado NO a los cambios, hubiera supuesto que el contrato se lo hubiera llevado Mercedes Berlín.

Desde aquí, cuestiono el discurso de los grandes sindicatos vascos, no sólo de ELA,... pero también el de ELA. No hay reproche, sólo debate.

miércoles, 11 de enero de 2012

¿El Gato está vivo o está muerto?

Bien antes que nada, me gustaría presentarme, mi nombre es Mikel Mugarza y ante la insistencia ( :-D ) de Mikel García Larragán, de que publicará alguna entrada en su Blog me dispongo a publicar mi primera entrada. Si bien mi disciplina profesional está orientada hacia los Sistemas de Información y haciendo caso omiso a las recomendaciones de Mikel García Larragán a este respecto, me he decidido a hablar de algo que no tuviese nada que ver: De mi “Teoría Física de la Economía”, fundamentalmente por tres motivos:

  1. La economía es como el Fútbol, todo el mundo puede hablar de ella independientemente de sus conocimientos, entre otras cosas porque todos formamos parte y nos afecta en el día a día.
  2. La Física, porque siempre he tenido una gran afición a ella.
  3. Lo más importante, la teoría es mía y por lo tanto una visión muy particular de la Economía.
Comencemos:

“La energía, ni se crea ni se destruye, sólo se transforma” Primera Ley de la Termodinámica. La cantidad total de energía existente en el Universo es una e inmutable. Bien, con el dinero, pasa exactamente lo mismo. El dinero realmente ni se crea ni se destruye, simplemente, cambia de manos.

Alguien con buen criterio podrá decirme: “Eso no es totalmente cierto, los PIBs varían de año en año, y con el proceso de manufactura se crea valor, lo cual conduce a una mayor masa monetaria”.

Cierto, pero los recursos siempre han estado ahí, es decir, hace dos mil años tampoco sabíamos extraer la energía Solar o Nuclear y convertirlas en energía eléctrica, pero ahí estaban.

Lo mismo ocurre con los procesos de manufactura, la Investigación y los avances Técnicos han hecho posible a lo largo del tiempo que podamos aprovechar los distintos recursos (personas, materias primas y bienes de otro tipo) en valor, que se traduce en dinero, pero realmente los recursos siempre han estado ahí, es el conocimiento del aprovechamiento de los mismos lo que realmente cambia.

Bien, si aceptamos esta premisa de que el dinero ni se crea ni se destruye, se resuelve que todo lo demás en Economía es Artificio, Juego de Manos o como lo suelen llamar: Especulación y Burbuja, ya que en la economía no hay efectos cuánticos a considerar, podemos saber (Si nos lo permiten) perfectamente si el Gato de Schrödinger está vivo o está muerto.

  • El 85% del PIB en Estados Unidos (y por extensión en el mundo Occidental) viene de las operaciones financieras. Es decir de operaciones donde el dinero sólo cambia de manos, no se genera valor y se le asigna uno artificialmente, por supuesto siempre mayor. Los datos macroeconómicos están absolutamente viciados, hemos vivido durante años pensando que crecíamos porque un indicador así lo decía. Hemos salido a la calle en mangas de camisa porque el termómetro marcaba 30 grados y ahora nos acecha la hipotermia ante la que finalmente sucumbe el autoengaño.
  • El número de desempleados en España en los últimos años ha aumentado alrededor de un 150%, (desde el 10 a casi el 25%), ¿la pregunta es, cuanto lo ha notado el PIB? Nada o muy poco, el balance aunque pobre es positivo. Luego, si fuésemos bien-pensados tendríamos que decir que, el aumento de la Productividad en España ha sido espectacular, ríete tú de la revolución industrial. Otra opción que entiendo que suene a conspiratoria y de ciencia ficción puede ser que, el PIB esté tan viciado por las operaciones financieras (que no crean valor) que la retirada del mercado laboral de un 15% de la población activa no tenga un efecto apreciable en el PIB, debido a que la parte de la economía productiva que alimenta el PIB es residual.
¿Crecimiento o Déficit?

Uhmm, el huevo o la gallina … Si no se controla el déficit, todo cuesta más, luego el crecimiento es más costoso, sin embargo si se controla el déficit hay que hacerlo a costa del crecimiento, ¿Cuál es el paradigma correcto?

Esto vendría a ser como calentar una habitación que tiene un cristal de la ventana roto. Si encendemos la calefacción pero el orificio en la ventana es lo suficientemente grande y el frío fuera es riguroso, puede darse el caso de que o bien, la habitación se enfríe más rápido de lo que se calienta, o que consigamos calentar al de mucho tiempo la habitación con un coste prohibitivo de energía.

Esta sería, siguiendo el paralelismo, la opción del crecimiento, tiene la ventaja de que pasas frío (crisis económica) menos tiempo, siempre y cuando puedas crecer más rápido que lo que se enfría la economía por el déficit. Si no es así, corres el riesgo de invertir una cantidad ingente de energía en intentar calentar la economía sin conseguirlo y además terminar con un déficit mucho mayor.

La otra opción que sería tapar el orificio y después calentar la habitación, es más eficiente en términos energéticos, pero corres el peligro de morir de hipotermia si tapar el orificio te lleva demasiado tiempo y energía.

Luego … ¿Qué hacer?

¿Podemos crecer suficientemente rápido o por el contrario tenemos suficiente tiempo para cerrar el agujero del déficit antes de que nuestra economía se colapse?

La solución óptima nos dice que, hay un punto de intersección entre ambas curvas que nos indica cuánto tenemos que reducir el déficit creciendo a la velocidad que realmente podemos crecer, para que nuestro tiempo en el purgatorio de la crisis económica sea el mínimo.
Es decir, cuánto tenemos que cerrar el orificio de la ventana para que con la calefacción a plena potencia caliente la habitación en el mínimo tiempo posible. Lo que se reduce a la primera pregunta: ¿Cómo está el Gato vivo o muerto?

El problema es … que nadie lo sabe, han movido la caja del gato tantas veces que ya nadie sabe si era un gato, o donde estaba la caja, o si era un Gato Hidráulico … Nadie sabe a cuanto se puede crecer, entre otras cosas porque como ya he comentado anteriormente los datos macroeconómicos están tan viciados por las operaciones financieras a día de hoy, que es muy difícil saber cuánto del crecimiento se debe a un crecimiento real o ficticio.

Por cierto mi espíritu optimista posiblemente me ha jugado una mala pasada, he dicho anteriormente que el punto de intersección de la curva del déficit y del crecimiento marca el punto óptimo de resolución, pero cabe la posibilidad (depende de cómo sean las curvas), que o bien no se corten o que sean asintóticas y se corten en el infinito, si es así da igual lo que hagas, déficit o crecimiento ... Jaque mate.

miércoles, 4 de enero de 2012

Por qué Rajoy se equivoca

En este blog ya he comentado anteriormente algo que hace tiempo leí a Joseph Stiglitz, premio nobel de economía. No me acuerdo de la cita literal, pero la idea era que el déficit a corto plazo no es el problema, ni de Estados Unidos, ni de Grecia, ni del resto de países europeos. El déficit es algo que se soluciona automáticamente cuando consigues ingresos. Cebarse con el défict – y esto es ya cosecha propia – es como atiborrar a aspirinas a un enfermo de neumonía. Le bajarás la fiebre,... pero no le curas la neumonía.

Pues bien, un compañero de profesión de Stiglitz, Paul Krugman, también nobel de economía y también norteamericano, insiste (por enésima vez) en el mismo concepto:
"2011 ha sido un año en el que la élite política se ha obsesionado con los déficits a corto plazo, que de hecho no son un problema, y de paso, han empeorado el verdadero problema: una economía deprimida y un desempleo masivo" (sic).

O lo que es lo mismo: recortar el gasto cuando la economía está mal, empeora aún más la economía.

Por el contrario, el punto de vista de la élite política y económica actual en Europa es la de que los recortes ayudan a la recuperación: si gastas menos, podrás afrontar mejor tus deudas. Es decir; imaginemos a alguien que ha gastado más de lo que tiene y debe mucho. ¿Qué hace o le obligan a hacer para seguir prestándole?. Le quitan dos de las tres comidas diarias, vende su coche, prescinde de su seguro privado, no enciende la luz ni la calefacción de su casa, llama por teléfono desde la casa de su vecino, y reduce a la décima parte su cesta habitual de la compra. Así, le dicen, te irán mucho mejor las cosas, porque podrás pagarnos lo que nos debes; y además, cuando adelgaces, te volveremos a prestar.

Los republicanos de EE.UU lo resumen así: gasta menos, debe menos, desarrolla la economía. Bien,... si no fuera por el pequeño detalle de que no hay nada sobre qué hacer para, además de no gastar, ingresar dinero en tu cuenta. Atacan la fiebre,... pero no la enfermedad.

Sólo soy un periodista curioso. No soy economista. Pero, ¿con qué se quedan ustedes?. Yo, tras leer a grandes de la economía, me quedo con la impresión de que Rajoy se equivoca. Ojalá no fuera así, pero todo apunta a que el rescate de España se acerca. En realidad, nunca se ha ido.