martes, 7 de febrero de 2012

Lo que dijo Urkullu y... lo que no dijo

En la rueda de prensa del pasado viernes, Iñigo Urkullu nunca dijo que el Gobierno vasco estuviera en quiebra inminente. Lo que dijo fue que, de seguir las cosas así, existiría ese riesgo. Sé lo que dijo exactamente por dos motivos: primero, porque estuve en esa rueda de prensa. Y segundo, y quizá más importante, porque fui yo el que le hizo la pregunta concreta:

"¿Ven ustedes posible un riesgo de quiebra inminente?"

Su respuesta fue: ‘Sí, lo vemos’. También puedo añadir que, por su tono y por cómo respondió, no intentó en ningún momento generar ninguna alarma añadida a la ya de por si grave situación financiera del Gobierno vasco. Aunque esto último, es verdad, es una opinión personal que ni siquiera he contrastado con el propio Iñigo Urkullu.

Ante esto, el Gobierno vasco responde: tenemos liquidez de sobra. Más de 600 millones de euros en caja, dice el consejero Carlos Aguirre, que define la situación financiera del Gobierno vasco como de ‘normal’ ( http://www.eitb.com/es/noticias/economia/detalle/826286/carlos-aguirre-explica-estado-cuentas-gobierno-vasco/). Eso sí, reconoce que el déficit es ya mayor de lo previsto, y que se acerca a los mil millones de euros. Ante todo esto, y como ciudadano y periodista que quiere saber qué pasa con las cuentas de mi país, un par de consideraciones:

- Que el Gobierno vasco hable de ‘holgura’ en las cuentas no casa con la política de recortes y ajustes que lleva acometiendo desde hace meses, ni con el debate permanente sobre la necesidad de que las diputaciones forales aumenten los impuestos. El lehendakari ha venido insistiendo en que la situación actual no es sostenible. En un par de días por cierto, el sector público vasco se movilizará en contra de nuevos recortes.

- Que el Gobierno vasco diga que gasta mil millones más de lo que ingresa, significa traducido a peras y manzanas, que ‘tiene 6 peras... pero se come 10’. Y francamente, no me acaban de aclarar cómo piensan pagar lo que deben, entre otras cosas, porque no está previsto que al cesto entren más peras, y porque tampoco puedes pedir peras a tu vecino porque has agotado esa posibilidad (el famoso límite al endeudamiento impuesto por el gobierno español y aceptado por el Gobierno vasco).

A pesar de todo, es cierto que Carlos Aguirre ha anunciado más emisión de deuda a medio plazo. Algo que tampoco me tranquiliza especialmente, porque está contando con un dinero que, de momento, no tiene. A esta situación, si no queremos llamarle ‘quiebra’, podríamos definirla (como una vez dijo nuestro padre con gran sorna) cuando menos como de ’desequilibrio patrimonial transitorio’.


A partir de ahí, se podrá cuestionar el cómo y el cuándo del anuncio de Urkullu. Estoy convencido de que cada uno tendremos nuestra opinión. Yo tengo la mía, pero no creo que sea relevante. Lo importante para mí, como ciudadano y votante, es saber cómo van a solucionar el ‘roto’ de nuestras cuentas públicas, algo a día de hoy, nada claro. ¿Algún voluntario?.

7 comentarios:

  1. No están pensando en solucionarlo. No lo han generado para eso, sino porque, como ocurrió en Cataluña con el tripartito, hace tiempo que los políticos españoles sostienen la tésis de que una sociedad se cura del nacionalismo cuando no es viable económicamente. Por encima de la evidente e inusitada incompetencia de los miembros de este gobierno está la mano de quién los puso para conseguir este efecto. No hay más que ver quiénes aplauden sus reiteradas e increibles anchoas para al menos considerar esta idea que planteo como una explicación bastante probable.

    ResponderEliminar
  2. Creo que la comparación con el tripartito catalán no es afortunada. Aquel gobierno -cosa que se guardan muy bien de decir los comentaristas políticos- recibió en herencia una situación financiera desastrosa, que hizo que tuvieran que esperar prácticamente dos años para poder empezar a presupuestar nuevas inversiones. Eso cuando habian entrado en Enero del 2004, y la situación de las finanzas públicas, y los ingresos de empresas, ayuntamientos y de todo el mundo eran boyantes. Lo que le pasó al tripartito, en su segunda legislatura, es que a mitad de legislatura se le cayeron, como a todo el mundo, los ingresos, de forma estrepitosa, cuando habían iniciado politicas de gasto social para paliar las carencias terribles del sistema asistencial catalán, p.ej. Además, lógicamente, tendrían sus meteduras de pata y su mala gestión. Pero comparar ésto con el engendro de (des)gobierno López, que multiplica la deuda por 8 en menos de 4 años.... Vamos, lo de López, al Guinness.

    ResponderEliminar
  3. Por lo demás, para conocer mi opinión sobre este desastroso (des)gobierno vasco, os remito al artículo que publiqué en DEAI el lunes pasado, titulado "Un gobierno de verdad"

    ResponderEliminar
  4. Interesante. Como ésto va de preguntas y respuestas, ahí van las mías.
    Acertada la pregunta de Pedro y tal vez oportunista la contestación de Urkullu, el que podría haber aclarado exactamente qué quería decir, pero que se ganó un titular bien grande al día siguiente en todos los medios. ¿Podría haber matizado? Seguro. ¿Por qué no lo hizo? Porque en lugar de titular hubiera quedado en letra pequeña. ¿Qué echo de menos? Respuesta CONTUNDENTE del Gobierno Vasco (lehendakari, Portavoces o a quien les toque)¿Por qué no responden? Quiero pensar que es porque están elaborando la respuesta, aunque me preocupa como ciudadano el "pasapalabra" ante tal hecho.Pero sobre todo me preocupa que ni unos ni otros nos digan qué hacer para mejorar esta situación. Eso es lo que verdaderamente echo de menos, eso, y que cada vez que abro un periódico (y me da igual que sea El Correo, Deia, Gara o El Mundo) vea cada vez más amarillismo y menos soluciones. Tal vez se echen de menos más periodistas que sepan preguntar aunque la pregunta sea incómoda(clonemos a Pedro)y políticos que maticen todo lo que tengan que matizar en lugar de buscar un titular y un gobierno responsable y menos peleas de patio de colegio.

    ResponderEliminar
  5. muy bueno el artículo,

    ResponderEliminar
  6. Seis meses desde la famosa pregunta y todavía hoy, 27 de agosto, le preguntan a Urkullu en las entrevistas por ella. Un flaco favor al partido y al propio Urkullu que perdió mucha credibilidad. Con amigos así, no hacen falta enemigos.

    ResponderEliminar
  7. Mi opinión:

    Sobre la pregunta: no sólo es correcta (faltaría más que no se pudiera preguntar), sino que, además, es perfectamente pertinente, ya que, al igual que dice Pedro y como creo que es el caso de todos los ciudadanos, queremos saber qué opinión tienen los principales políticos sobre la situación de las cuentas de nuestro país.

    Sobre la respuesta: es única y exclusiva responsabilidad de quién la emite(evidente, ¿no?). Por lo que todo lo que sea "disparar al pianista" no tiene ningún sentido. Urkullu podría haber dado la respuesta que hubiera querido, la que más le hubiera convenido, haberla matizado todo lo que hubiera creído oportuno, etc., pero respondió como respondió. Lo dicho, es su responsabilidad, no de quién le formuló la pregunta.

    Sobre la situación: Creo que Pedro la explica muy bien. Llámese: "quiebra", "desequilibrio patrimonial transitorio", "desaceleración" de los ingresos vía impuestos, "crecimiento negativo" de la economía vasca, o como se quiera. Pero realmente, ¿Qué es lo que fuerza a Patxi López a convocar anticipadamente las elecciones?. Pues eso que "no hay tela" y, de seguir así las cosas, no le va a quedar más opción que aplicar los recortes que tanto se resiste a aplicar (evidentemente por un tema claramente electoralista, ya vendrán los otros y "apechugarán" con la situación). Por tanto, yo creo que Urkullu tenía razón: estamos ante un posible riesgo de quiebra inminente, y sino al tiempo (poco tiempo).

    ResponderEliminar